La ecoeficiencia empresarial en la creación de valor compartido.

Por Diego Díaz Martín, PhD (*) @DDiazMartin

Una empresa ecoeficiente cumple con sus obligaciones y compromisos legales y éticos. También adopta y desarrolla buenas prácticas para disminuir sus  impactos ambientales negativos en actividades y operaciones.

La ecoeficiencia permite identificar y expandir las conexiones que favorecen el progreso económico, social y ambiental de una empresa. Asimismo, genera plusvalía económica del modelo de negocios, incrementando su valor ecosistémico y social.

La creación de valor  compartido a través de la ecoeficiencia también favorece las relaciones entre la empresa y su entorno, lo cual genera beneficios para todas las partes involucradas, favorece su prestigio entre asociados, proveedores y clientes, y mejora su clima organizacional.

Vista desde la responsabilidad social empresarial, la ecoeficiencia trasciende las obligaciones del negocio, ayudando a mantener, desarrollar y gestionar su capital reputacional. De esta forma, no solo se favorece la su imagen y sus relaciones con los actores clave de su área de influencia, sino que también se crean nuevas oportunidades de mercados, con opciones de certificaciones internacionales.

Además de adoptar compromisos voluntarios más allá de los mínimos establecidos en las normas ambientales vigentes, la ecoeficiencia disminuye los costos de producción empresarial, y genera ingresos adicionales con el reciclaje y la reutilización de residuos. De hecho, las empresas ecoeficientes suelen ser más productivas y rentables, llegando a ser cotizadas dentro de importantes bolsas de valores, como el famoso indice Dow Jones de Sustentabilidad.

Entre los criterios fundamentales de la ecoeficiencia está disminuir la intensidad en el uso de materiales,

  • Reducir la generación de emisiones contaminantes y de residuos y desechos
  • Disminuir el consumo de energía y agua
  • Incrementar la intensidad en el uso de los productos
  • Favorecer su durabilidad.
  • Maximizar el uso de recursos renovables contra no renovables.
  • Favorerecer la reutilización y el reciclaje
  • Optimizar los procesos productivos, favoreciendo el ecodiseño y la producción más limpia.

La ecoeficiencia constituye una herramienta inteligente para la  creación de valor. Su aplicación en el mundo de los negocios aportan beneficios extraordinarios, y los empresarios socialmente responsables lo saben.


(*) Biólogo, Maestro en Gerencia Ambiental y Doctor en Ingeniería aplicada a la Ecoeficiencia. Director de Valor Compartido de Sustentarse. Presidente de VITALIS y Director General para las Américas de ONGVitalis Latinoamérica. Profesor de Licenciatura y Maestría del Tecnológico de Monterrey de las Universidades Anáhuac México y Anahuac Cancún.  https://www.linkedin.com/in/ddiazmartin/