7 aciertos para la comunicación efectiva en el trabajo

Editorial

La comunicación digital está en su máximo esplendor… pero ¿estaremos creando un conflicto al no saber cómo hablarle al otro cara a cara?, ¿Se habrá reducido nuestra capacidad de escuchar?

Los mensajes digitales tienen sus limitaciones y esto puede ser especialmente peligroso cuando se trata de la comunicación dentro de una organización, en donde los colaboradores de todos los niveles trabajan como equipos para el logro de objetivos de productividad.

De acuerdo con Tessi, la Comunicación Interna juega un rol fundamental en el logro de las metas de las empresas y ésta, debe ser estratégica y, gestar y desarrollar una comunicación con cabeza, corazón y cuerpo, sobre todo porque esto es lo que amplía el conocimiento, el compromiso y la acción de todas las personas que conforman las organizaciones.

La comunicación directa e interpersonal, implica generar intercambios comunicativos que minimicen la contradicción y maximicen la coherencia, en donde tanto en equipos como a nivel individual se orienten hacia un decir congruente con su pensar, decir, sentir y hacer.

Como guía estratégica con dirección y sentido, Tessi plantea siete premisas de comunicación interna:

  • 1 | Escuchar primero.

    Implantar un sistema de escucha que asegure el monitoreo integral de todas las comunicaciones que se generan en el interior de las organizaciones.

  • 2 | Capitalizar las quejas.

    Generar indicadores para descifrar códigos ocultos y dobles lecturas provenientes de la queja y el rumor.

  • 3 | Ordenar la emisión.

    La escucha previa y la interpretación de las quejas, ayudan a ordenar la emisión cualitativa y cuantitativa; evita la compulsión a la emisión, equilibra los mensajes escritos con los orales y abre la gestión hacia otros emisores claves.

  • 4 | Narrar con significado.

    Las comunicaciones significativas se traducen en motivación y le dan sentido a todos los mensajes, incluso aquellas con perfil de “delicados” o “malas noticias”.

  • 5 | Ofrecer la palabra.

    Una comunicación integrada requiere “conversaciones”. Al ofrecer la palabra a los colaboradores, toda la comunicación interna crece, ya que la razón se suma a la emoción y se produce una acción colectiva sinérgica y alineada.

  • 6 | Medir los logros.

    Volver a escuchar es imprescindible para asegurar el proceso evolutivo de la estrategia. En este proceso es clave aplicar el mismo sistema de escucha que al inicio para comparar los resultados, medir los avances concretos del plan y corregir los desvíos que se hayan producido.

  • 7 | ¿Y el cuadro de resultados?

    Dar prioridad a la comunicación interna, significa invertir en recursos para estrategias de largo plazo, que impactan los estados financieros.

Los tiempos de complejidad en el que se desenvuelve la empresa actualmente, exige volver los ojos a la Comunicación Interna, vista y entendida como una disciplina. De aquí la importancia de que el área enfocada a esta labor, involucre activamente a los directivos, gerentes y jefes, y los capaciten en materia de comunicación. El resultado: logros profundos en el clima laboral y mayor productividad.