Sustentarse_Inteligencia social en el ámbito empresarial

Inteligencia social en el ámbito empresarial

Inteligencia social en el ámbito empresarial

En el inicio de este siglo XXI, se está vivenciando que ya no es posible utilizar el posicionamiento estratégico vigente para mantener el éxito futuro y desarrollar ventajas competitivas con base a la fortaleza financiera, conocimiento del mercado, inventario de activos, barreras de ingresos o número de patentes industriales.

Es un hecho que en la actualidad, el éxito del negocio no depende únicamente del mencionado posicionamiento estratégico de la empresa, por el contrario obedece adicionalmente a la habilidad de la organización de conocer y adaptarse a su entorno, en este sentido, la comunicación como estrategia toma un rol importante en la acción empresarial. Igualmente, la organización moderna crea desarrollo sustentable mediante la potenciación de sus activos intangibles, es decir, el capital humano, el capital de información y el capital organizacional, donde el capital humano incluye las habilidades, competencias, conocimientos del personal.

El capital de información las bases de datos, sistemas y redes de telecomunicación y el capital organizacional lo referente a liderazgo, cultura y trabajo en equipo. Los activos intangibles forman un todo para apoyar la estrategia, de tal forma que éstos últimos impulsan los cambios y el mejoramiento continuo de los procesos internos que permiten la satisfacción y la creación de valor para accionistas, clientes y la comunidad, fortaleciendo la competitividad de las organizaciones.

Compartir: Obtén tu Distintivo ESR en Sustentarse

Sustentarse_¡Inteligencia social en el ámbito empresarial

Ahora bien, la competitividad de las empresas ésta asociada a la capacidad de la organización por crear, desarrollar y mantener estas ventajas de diferenciación que le permitan alcanzar, sostener y mejorar una determinada posición en el entorno socioeconómico, así, la competitividad no es producto de una casualidad, sino que es el resultado del proceso de interacción entre los diversos actores que intervienen en la dinámica empresarial como son los trabajadores, accionistas, clientes, proveedores, competidores, el ambiente, mercado, estado y la sociedad en general. En consecuencia, el gerente debe implementar un liderazgo positivo con el fin de relacionarse de manera proactiva y vincular la acción estratégica con una adecuada gestión de las comunicaciones y la inteligencia social que le permita pasar de la teoría a la praxis con los accionistas que esperan una utilidad ajustada al capital invertido, con los clientes que exigen sean cumplidas sus expectativas asociadas al producto o servicio, con los proveedores que aspiran un trato justo y transparente.

Inteligencia Social

Inteligencia es un término influenciado por la psicología, de uso reciente, con el cual se definen el conjunto de actividades psíquicas, o aptitudes, de tipo superior con las cuales el hombre se enfrenta a su contexto.

  • Para Sattler (2001), la inteligencia es la capacidad de adaptarse al medio,.
  • Para Wechsler (1981) en Sattler, es la disposición humana de ejecutar acciones intencionales, de pensamiento y adaptación al medio.
  • Piaget la define como la forma superior de adaptación del organismo al medio.

Elementos de la inteligencia social en el ámbito empresarial

Según Chase (2005), los elementos de la inteligencia social situacional son contextuales para posibilitar la comprensión de la realidad contingente.

Los elementos de la inteligencia social situacional están relacionados a las agendas que en un momento histórico dado resulten de su interés.

Las empresas requieren interiorizar su compromiso con la comunidad, su responsabilidad como ciudadanos corporativos.

  • Magreta (2002) afirma que una empresa es ciudadana en la medida en que se valora desde su contribución a la sociedad y no simplemente desde su capacidad de maniobra en el mercado y ante la legislación.
  •  West (2005), plantea que la empresa socialmente inteligente, se expresa a través de una suprema disposición estratégica y un adecuado desarrollo de sus competencias sociales para internalizar de manera orgánica, todo lo relacionado con la responsabilidad social.

Recuérdese a Goleman (2006), cuando plantea que la organización moderna crea desarrollo sustentable mediante la potenciación de sus activos intangibles, es decir, el capital humano…Los activos intangibles ( personas – actores) forman un todo para apoyar la estrategia, de tal forma que éstos últimos impulsan los cambios y el mejoramiento continuo de los procesos internos que permiten la satisfacción y la creación de valor para accionistas, clientes y la comunidad, fortaleciendo la competitividad de las organizaciones. Igualmente Magreta (2002), dice que la potencialidad de esta inteligencia en la transformación continua de la realidad inmediata de los sujetos y de las instituciones, defienden la utilidad de la planificación participativa estratégica situacional para el aprendizaje asociativo entre las comunidades y los actores involucrados.

Tema relacionado: ¿Cómo se obtiene el Distintivo ESR 2021?

Dicha conclusión hace posible generar los siguientes lineamientos dirigidos a fortalecer y dar sostenibilidad a la relación responsable entre la empresa y la comunidad local:

Sustentar la estrategia comunicacional en su asociación con la estrategia macro de la empresa de una forma cohesionada, es decir, que ésta apoye los objetivos del plan estratégico corporativo; donde la responsabilidad de gestionar la comunicación no solo se queda en interpretar, traducir y persuadir, sino también que consista en manejar lo que se conoce hoy como comunicación integral que conlleve a la unificación de significados que permitan afianzar un posicionamiento de la empresa y que viabilice en forma colectiva los beneficios de los acciones que ésta dirige a sus públicos, haciendo posible la premisa: comunicar para ser una empresa inteligente.

En función de que la estrategia comunicacional a desarrollar por las empresas es apoyar efectivamente el fortalecimiento de la gestión de la inteligencia social en el ámbito empresarial,  resulta imperioso obtener un conocimiento fiable del entorno, de las necesidades de los miembros de la comunidad donde éstas operan, así como de las expectativas de las organizaciones aliadas para la búsqueda del bien social.

Todo conjugandolo con el comportamiento sincero de la empresa para crear acciones comunicacionales, que le permitan a la gerencia distinguir oportunidades y corregir potenciales situaciones que pudieran deteriorar las relaciones mutuamente colaborativas entre la empresa y sus públicos de interés.

Ante la necesidad de comunicar en forma colectiva los resultados de la gestión empresarial, las empresas se deben apoyar en las tecnologías, adoptarlas para que los involucrados usuarios puedan tener acceso a información, guardando los niveles de seguridad y restricción de datos ante el riesgo de intrusión.

En una publicación realizada en el blog titulado Senior Manager, publicación de Pedro Rojas denomina: “la felicidad en el trabajo es sinónimo de productividad” y para ello, se plantea nueve razones por las cuales el empleado debe sentirse a gusto en su lugar de trabajo, pues así sus acciones darán los mejores efectos posibles:

  •  Un trabajador feliz, es un trabajador motivado y optimista. •
  • Un trabajador feliz desarrolla todo su talento y da mucho más de sí mismo.
  • Un trabajador feliz se adapta mejor al equipo.
  • Un trabajador feliz es mucho más creativo.
  • Un trabajador feliz se adapta mejor a los cambios.
  • Un trabajador feliz es menos propenso a equivocarse.
  • Un trabajador feliz es un trabajador saludable y un promotor de la seguridad en el trabajo.
  • Un trabajador feliz resuelve problemas, no los crea.
  • Un trabajador feliz es un buen discípulo.

El destacar las razones que provocan emociones positivas tornando más eficiente la labor del empleado, ya sea por satisfacción con su entorno laboral o por que se siente auto-motivado.

Fuentes: Comunicación como soporte de la inteligencia social
https://La inteligencia emocional en el éxito empresarial

Podrías leer también: