La empresa responsable y sostenible

Herramientas de la Responsabilidad Social para una Empresa Responsable y Sostenible

La empresa responsable y sostenible se traduce como la empresa que, gracias a comportarse de una forma responsable, consigue perdurar en el tiempo.

Estamos asistiendo a un cambio de paradigma empresarial responsable y sostenible.

Para entender por qué necesitamos, y está emergiendo, otro paradigma de empresa, es necesario ser consciente de los principales retos económicos, sociales y medioambientales a los que nos enfrentamos y de las implicaciones empresariales de un fenómeno tan formidable como la globalización.

Principales retos económicos, sociales y medio ambiental, para  una empresa responsable y sostenible:

Aunque haya una cierta tendencia a considerarlos por separado, los problemas medioambientales, sociales y económicos están íntimamente relacionados, y tienen su raíz en una determinada visión del mundo.

Los seres humanos estamos usando un 39% de recursos naturales más que los ofrecidos por el planeta.

sustentarse_La empresa responsable y sostenible

Es decir, estamos consumiendo capital natural en lugar de vivir con los réditos del mismo.  Actualmente necesitaríamos más de un  planeta tierra para que nuestro consumo de naturaleza fuera sostenible. 

Sin los servicios que prestan los ecosistemas la actividad económica sería imposible.

Compartir: Asesoría Estratégica para obtener tu Distintivo ESR

sustentarse_La empresa responsable y sostenible

Sustentarse con más de 10 años en el mercado, es líder en Consultoría especializada en Responsabilidad Social y Sostenibilidad. Brindamos soluciones integrales a las organizaciones, con base en las tendencias globales y nacionales hacia el desarrollo sostenible; así las inversiones que realizan las organizaciones en la materia, tienen un enfoque estratégico que genera valor compartido a todos sus grupos de interés.

Existen tres principales problemas relacionados con la gestión de los ecosistemas terrestres:

  1. Aproximadamente el 60% (15 de 24) de los servicios que prestan los ecosistemas están siendo degradados o usados de forma insostenible. A menudo, los costes de esta actuación recaen sobre poblaciones que no son responsables de los mismos o se difieren sobre las generaciones futuras.
  2. Se observan evidencias de que las variaciones a las que están sometidos los ecosistemas están incrementando la probabilidad de que se produzcan cambios no lineales en los mismos (incluyendo cambios abruptos, acelerados y potencialmente irreversibles) que causarían importantes consecuencias en el bienestar humano.
  3. Los efectos dañinos de la degradación de los servicios que prestan los ecosistemas están recayendo de forma desproporcionada en los más pobres, están contribuyendo a las crecientes desigualdades entre los grupos humanos y en ocasiones son la principal causa de la pobreza y del conflicto social.

Aprender del pasado puede ayudarnos a superar los problemas del presente.

Video Sustentarse | Distintivo ESR

Desde el punto de vista medioambiental, los colapsos, comparten fenómenos como la deforestación, la erosión, la salinización y pérdida de fertilidad de la tierra, la mala gestión del agua, y la caza y la pesca a ritmos que llevan a la desaparición de especies.

Situación actual: un consumo de los recursos naturales a un ritmo no sostenible.

La empresa responsable y sostenible

La situación descrita implica la necesidad de un cambio de paradigma en la concepción de la empresa. El motivo es doble. Por un lado, como se ha sugerido anteriormente, por motivos éticos: la empresa es la institución social que tiene una mayor capacidad de innovación y, por tanto, de contribuir a un cambio positivo en la actual situación económica, social y medioambiental de nuestro planeta.

Características de una empresa viva responsable y sustentable

  1. Sensibilidad al entorno. Tanto si habían hecho su fortuna con conocimientos o con recursos naturales, permanecían en armonía con el mundo que las rodeaba y sabían adaptarse a los cambios que se producían. En suma, sabían reaccionar en el momento oportuno a los cambios en la sociedad en la que estaban inmersas y eran capaces de aprender y adaptarse.
  2. Cohesión y fuerte sentido de identidad y pertenencia. Por muy diversificadas que fueran, sus empleados sentían que todos formaban parte de una única entidad. Sus altos directivos solían ser escogidos entre sus componentes y todos se consideraban gestores de una compañía con una larga historia. Su prioridad era mantener a la empresa en un estado, al menos, tan saludable como en el que la habían encontrado cuando iniciaron su responsabilidad.
  3. Tolerancia a las nuevas ideas. Estas empresas eran especialmente tolerantes a actividades marginales y atípicas, experimentos y excentricidades que les permitían ampliar sus conocimientos y sus posibilidades de aprender. Reconocían que los nuevos negocios podían ser totalmente diferentes a sus negocios actuales, y que no había necesidad de controlar centralizadamente el comienzo de un nuevo negocio.
  4. Conservadurismo financiero. Eran frugales y no arriesgaban innecesariamente su capital. Comprendían el significado del dinero en un sentido tradicional. Eran conscientes de la utilidad de la liquidez, que les permitía invertir en oportunidades cuando sus competidores no podían y sin necesidad de convencer a terceros de su atractivo. En resumen, tener capital propio les permitía gobernar su crecimiento y evolución.
Manual de la Empresa Responsable y Sostenible –McGraw Hil

También puedes leer: