Cinco claves de un buen Estudio de Impacto Social

Por Francisco Bedolla, @franbedolla (*).

Hay cinco claves para distinguir entre los buenos y malos Estudios de Impacto Social (EIS). Conocerlas es fundamental para comprender su utilidad e importancia.

La primera de estas claves es su alcance. Existen tres tipos de EIS: los diagnósticos, las recetas y los que ofrecen conjuntamente diagnósticos y recetas. Como es de esperar, los que combinan de manera integral ambos enfoques ofrecen mayores ventajas. El rigor científico y los planes de inversión social sostenibles, son dos indicadores de su calidad que los materializan como inventarios de impacto.

La segunda clave es la tecnicidad de los EIS. Esta es una medida de su tino y pertinencia como medios para prevenir y gestionar los riesgos del fracaso en el logro de los objetivos y las metas estratégicas, así como para superar las amenazas a la rentabilidad de la inversión. Concretamente, esta clave se pone de manifiesto en el mapeo de los grupos de interés y en la facilitación de los acuerdos.     

El diseño metodológico constituye la tercera clave. La diferencia que separa un diseño óptimo de uno subóptimo, estriba en el uso combinado de las metodologías cualitativas con las cuantitativas, así como del trabajo de campo con el trabajo de gabinete. Los mejores EIS ponen el acento en las metodologías cualitativas y el trabajo de campo. Nada más lejano del ideal que apostarle a los trabajos de gabinete.   

La cuarta clave de los EIS está en la consensualidad. Esto refiere al grado de aceptación que alcanzan los diversos componentes de un EIS por parte de los grupos de interés-comunidades afectadas y los corporativos socialmente responsables.

La implementabilidad de los planes de inversión contenidos en los EIS constituye la quinta clave. Ello alude a los grados de factibilidad en el logro de los objetivos y metas previstos, así como de la operatividad en la asignación de responsabilidades y la coordinación de esfuerzos entre las partes involucradas. El uso de sistemas de indicadores para evaluar y mejorar la gestión está asociada a diseños de soluciones implementables.

En suma, cada clave describe un atributo relevante específico, que difícilmente podrían podrían darse por separado. Lo aconsejable es pensarlos como como una unidad indisoluble.      

Los EIS requieren del acompañamiento de expertos que aporten la rigurosidad científica y técnica necesarias para lograr sus nobles propósitos. Las empresas socialmente responsables lo saben.

 


(*) Sociólogo y Filósofo. Profesor Universitario. Experto en Evaluaciones de Impacto Social. Socio del Grupo Sustentarse. francisco.bedolla@sustentarse.com.mx