Por Diego Díaz Martín, PhD. @DDiazMartin

El voluntariado corporativo es una herramienta de la Responsabilidad Social (RS) fundamental para cualquier empresa, que debe manejarse con ética y transparencia, y no solo para la foto.

Movilizar al talento de una organización, en una actividad de voluntariado, sintoniza a los colaboradores con su entorno, en causas tan diversas como las características propias de las áreas donde opera.

Es ampliamente aceptado que diseñar, ejecutar y mantener programas de voluntariado en las empresas, fortalece las habilidades transformadoras de sus colaboradores hacia la sociedad, como la empatía, el trabajo en equipo, la comunicación, el liderazgo y la creatividad, impulsando asimismo el respeto hacia la diversidad.

De igual forma, un buen programa de voluntariado corporativo promueve una mayor conexión social con los principales grupos de interés a lo interno y externo del negocio, incluyendo socios, clientes, proveedores, autoridades gubernamentales y medios de comunicación social.

Efectos contrarios se producen cuando una empresa no impulsa programas estructurados de participación voluntaria en proyectos sociales o ambientales, pues se modela un comportamiento interno que debilita el trabajo colaborativo y solidario, con poca o débil identificación y sentido de pertenencia hacia la marca y la empresa como un todo.

Realizar un esfuerzo voluntario solamente para tomarse la foto, tampoco mejora el clima organizacional ni retiene al mejor talento de la organización, pues la conexión social se pierde a lo interno y externo de la empresa, incluyendo a sus grupos de influencia.

De acuerdo con las Naciones Unidas, los voluntarios favorecen la paz y el desarrollo en todo el mundo, y contribuyen a la creación de una sociedad más unida y justa, mediante la consolidación de la confianza y la reciprocidad entre los ciudadanos.

La próxima vez que organice y participe en un programa de voluntariado corporativo, además de tomarse la foto, asegúrese de establecer un compromiso de cambio, que brinde soluciones sostenibles a alguno de los principales problemas de la sociedad.

Como dijera James Doolittle, “No hay nada más fuerte en el mundo que el corazón de un voluntario”. Su pasión y compromiso, son esenciales en los programas de responsabilidad social.

(*) Director de Valor Compartido de Sustentarse (@SustentarseMx). Director General para las Américas de VITALIS (@ONGVitalis).

 

Si quieres saber más sobre nuestros programas de voluntariado, haz clic aquí.